Abuso de PODER

Valerse del PODER que se ostente para atentar contra los intereses y hasta la vida del prójimo, es contrario a las leyes naturales, al respeto mutuo o a la dignidad humana, y sobre todo a la función, en muchos casos, de la autoridad conferida.

Aprovecharse de la autoridad que se tiene para extorsionar a otra persona o entidad con el fin de saciar sus propios intereses, además de ser el concepto más común de abuso de poder, es también la denigración más baja de un ser humano al carecer de misericordia y de la virtud del valor como persona.

El abuso es un acto de violación a trocha y mocha, y es el resultado de un poder, generalmente asociado a la autoridad, mal digerido.

La maldad moral y la corrupción moral que emanan de abusar del poder que ejerce una autoridad, cualquiera sea, es sencillamente inaceptable en la sociedad, sin embargo, es el pan nuestro de cada día, sin importar la latitud ni la altitud geográfica. En Estados Unidos vemos a un oficial asesinando a un ciudadano porque no se sintió asistido en sus órdenes, en Guatemala no puede ser diferente, en Perú nos duele ver a oficiales policiales dejar sin sus pertenencias y hasta sus calzados a los migrantes que intentan atravesar sus fronteras. ¡Y Venezuela! Bueno Venezuela llegó a límites inimaginables, cuando a diario, segundo a segundo, en las alcabalas colocadas para “asalariar” a los funcionarios de seguridad, estos hacen de las suyas en contra del ciudadano común, volteando sus bolsillos hasta asirse del último céntimo que lleven encima, sin importar si violan o no sus derechos.

La maldad moral comienza a existir cuando alguien se rehúsa a aceptar responsabilidad por el bienestar de otros, especialmente por el bienestar de personas bajo su cargo directo. Diría que esto es un mal común.

No valen gritos ni consignas para equilibrar el poder en la sociedad. Todo pasa por el respeto, la humildad y el amor por tu prójimo, y sencillamente esto mermó a extremos nefastos.

Apenas en julio del año pasado circulaba en la Internet un vídeo-denuncia sobre la extorsión que realizan los efectivos de la alcabala apostada en el Túnel de la Cabrera en Valencia-Venezuela (Túnel carretero ubicado en el este del estado Carabobo colindando con el estado Aragua, al centro norte del país. Es uno de los dos que se encuentran en la Autopista Caracas- Valencia, llamada también Autopista Regional del Centro).Los funcionarios actúan abusivamente en contra los productores de queso que van desde Guanarito estado Portuguesa a la capital del país a comercializar su producto; acusándolos de contrabandear gasolina, sólo por llevar consigo “pinpinas” (Bidones) contenidas del combustible. Sin atender a la justificación dada por los afectados, debido a que ante la aguda escasez de combustible que afecta gravemente al país sudamericano, tenían que llevar consigo la gasolina para su regreso, ya que es imposible llegar a cualquier estación de servicio a tanquear, pues un tanque, debido a la distancia entre las dos ciudades, no alcanza para ir y venir de regreso. La Guardia Nacional detuvo, en esa ocasión, a 18 conductores a fin de lograr obtener dinero a cambio de su liberación. Decía Carlos Azuaje (El denunciante) “no les basta con haber destruido el campo durante muchos años, sino que ahora atentan contra los pocos productores que quedan”. Y si vamos a una situación más reciente, referimos lo sucedido en las repetidas elecciones por la gobernación de Barinas, donde el oficialismo luchó con uñas y dientes para no perder el bastión revolucionario barinés, haciendo uso de toda fuerza militar, intimidación, abuso electoral. Valiéndose del poder de autoridad que poseen, violaron descaradamente todo derecho ciudadano. A Dios gracia, el accionar del pueblo llanero fue mayor y salió airoso, sin atender a tanquetas, dólares y presiones electorales.

Se puede decir que una persona tiene poder, si esa persona puede influir decisivamente sobre la realidad de otros; está claro entonces, que ese poder no está siendo usado en gran parte de los casos para influir de forma positiva y sin afectar los derechos de ambas partes. El equilibrio en el poder no existe…

En este contexto, la autoridad, que es poder que proviene de un acuerdo o convención social, como por ejemplo las leyes o las costumbres de un grupo social, tal como un estado o una organización, está extralimitando sus beneficios.

En Venezuela, Nicaragua, Cuba, Chile, México, entre otros; hay ejemplos fehacientes de que en materia del poder ejercido por las autoridades no se están haciendo las cosas bien, porque la situación se salió de control. Los países donde las miserias humanas llegan a su máxima expresión, son caldo de cultivo para el abuso de poder, porque es más fácil abusar del poder ante la carencia, el hambre y la necesidad.

El abuso de poder es el uso ilegítimo del poder. Cómo salir de estos vicios enquistados en la estructura mental de quien ostenta poder, por lo que en gran parte el accionar en nuestras autoridades es barbárico cuando usa ilegítimamente ese poder. La respuesta no es fácil. Es una cuestión de ética, pero también de digerir bien, como dije antes, el PODER. La ética y los valores morales juegan un papel fundamental en la degustación del poder, y donde esos valores han sido suplantados por la avaricia y el facilismo, difícilmente se pueda hacer algo.

Se debe notar que la decisión de adoptar un principio ético como propio, es puramente personal, y no se puede forzar sobre alguien.

Los analistas de esta marca satánica en nuestras autoridades de poder, hablan de otra consecuencia, que es, que, si quiénes quieren detener o impedir los abusos de poder (o a los que se les haya encargado este deber) no tienen suficiente poder (aunque fuera solamente poder moral), ellos y sus esfuerzos servirán únicamente de hazmerreír para quiénes abusan del ejercicio del poder.

¿Entonces estamos en una encrucijada? Sí.

Queda apelar a la conciencia moral y ética de las autoridades, sanear las instituciones, y por ende ofrecerles la capacitación humana necesaria para el buen uso de las reglas sociales. Legitimar el poder es una tarea dura, pero podemos comenzar por cada uno de nosotros. Revisar nuestra conciencia, ostentemos o no poder, mientras que el que lo ostenta tocarse el corazón antes de abusar de su poder.

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"