Defensor del Pueblo prometió abogar por derechos de la homosexualidad dentro de la FAN

Nacionales.- El Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, desestimó las denuncias de activistas Lgbti, tres de ellos encadenandos frente a la sede de la Defensoría desde el lunes 21 de noviembre, y aseveró que su gestión ha actuado en favor de este sector de la población. El funcionario solo se comprometió a revisar tres demandas de la comunidad: la anulación del artículo 565 del Código Orgánico de Justicia Militar, el reconocimiento al cambio de nombre por razones de género y el matrimonio igualitario. No emitió comentarios sobre la adopción de familias homoparentales

El defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, se comprometió a impulsar la modificación o nulidad del artículo 565 del Código Orgánico de Justicia Militar, que penaliza las relaciones homosexuales dentro de la Fuerza Armada Nacional (FAN).

La aseveración la hizo la tarde de este 23 de noviembre, en la sede de la Defensoría, en Caracas, luego de que un grupo de activistas Lgbti se encandenara por tiempo indefinido y amenazara con ir a huelga de hambre en protesta a la falta de respuestas del Estado a sus exigencias sobre el cambio de nombre por razones de género, discusión en la Asamblea Nacional de un proyecto de ley sobre matrimonio igualitario, la anulación de este artículo del Código de Justicia Militar, así como la evaluación de la adopción de familias homoparentales.

Ruiz dijo que la Defensoría verificará las demandas que se han realizado ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), entre ellas para exigir reconocimiento a las personas trans y para pedir la derogatoria o nulidad del artículo 44 del Código Civil, en el que se establece que el matrimonio solo puede realizarse entre un hombre y una mujer.

El funcionario indicó que también verificará las denuncias sobre el acceso al derecho al cambio de nombre establecido en el Código Civil. En sus declaraciones no fijó un lapso de tiempo para obtener resultados. Señaló que todo dependerá de las denuncias que la comunidad haga llegar a su despacho.

Los activistas Kody Campos, Javier Ávila y Paul Martucci están encadenados desde el lunes 21 de noviembre como protesta por la inacción de este organismo ante peticiones de la comunidad Lgbti. Tras las declaraciones del Defensor del Pueblo, dijeron que no se retirarán del sitio y dan un plazo de una semana al funcionario para obtener respuestas a sus demandas.

De no obtener un nuevo pronunciamiento, prometen iniciar una huelga de hambre. Los activistas exigieron al Estado que cumpla con su deber constitucional y que acompañe las demandas de los defensores de derechos humanos.

Durante su rueda de prensa, el Defensor del Pueblo desestimó las denuncias de activistas Lgbti y aseveró que su gestión ha actuado en favor de este sector de la población. Señaló como logros la creación Defensoría Delegada Especial para la Protección de los Sexodiversos; sin embargo, evitó responder sobre los avances de esta oficina.