Fedeagro: El campo necesita más de 1000 millones de dólares para su recuperación

Economía.- De acuerdo al presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Celso Fantinel, no es necesario realizar la importación de alimentos o entregar la producción de los mismos a extranjeros, por lo contrario se necesita de inversión, financiamiento y apoyo gubernamental para la recuperación del campo.

“Nuestro sector necesita entre 1.000 a 1.500 millones de dólares para ser lo que éramos en el año 2010. La inversión a los productores privados debería estar por encima de los 450 millones de dólares”, comentó el representante gremial durante una entrevista en el programa Primera Página que transmite Globovisión.

Aseguró que con una inversión como esta en el sector agropecuario, por al menos unos cinco años, se lograría responder a la seguridad agroalimentaria en «más de 80%», la cual se ubica actualmente en un 45% según sus estimaciones. «Hay rubros que pasarán a 50% pero con un consumo muy mermado”, comentó.

En cuanto al crédito señaló que «la gaveta agropecuaria del primer semestre alcanzó los 100 millones de dólares» mientras en el 2021 fue de 70. «Hay una mejoría», dijo.

«Tal vez este último semestre alcancemos otros 100 millones para 200, pero está lejos de la meta y cálculos». Lamentó que la banca nacional no cuente con la capacidad de financiamiento, por lo que considera necesario la búsqueda de apoyo financiero «en entes multilaterales”.

No obstante, ponderó como positivo la reactivación del crédito a través de la banca con factores como la reducción del encaje legal.

“La banca ya está recuperando capacidad, estamos viendo la rebaja del encaje legal y hay algunos créditos; pero aún no se supera el 20% de las necesidades”.
En este sentido, aclaró que el sector está en capacidad si se da la inversión y, financiamiento. «Estoy seguro que Venezuela solo importaría trigo, el resto sería volcar la mirada a la exportación”.

Inversión extranjera

“Una cosa es traer inversionista y otra es entregar tierras”, apuntó al referirse al llamado del presidente Maduro a empresarios extranjeros para invertir y sembrar en suelo venezolano.

“Los inversionistas entregan insumos al productor y éste paga con su cosecha. Ahora que vengan y les entreguemos tierra”, explicó, no es lo que se observa en el resto del mundo.

“Los propios productores siembran sus unidades apoyados en financiamientos y entrega de insumos”, de la banca o bolsas agrícolas, aspectos, que señaló no tiene el país.

“Apenas estamos invirtiendo entre 350 y 400 millones de dólares (…) Ojalá se genere la confianza suficiente para que inversionistas crean en el sector primario», expresó al asegurar que en los campos venezolanos «se pueden sembrar hasta 30 millones de hectáreas en todos los rubros vegetales”, gracias a las condiciones geográficas del país, aún así, existen múltiples dificultades que impiden que Venezuela se convierta en “una dispensa de alimentos para el mundo”.

Condiciones del campo y las conversaciones con la industria

Sobre los reclamos de productores y las conversaciones que se mantienen con la industria a fin de alcanzar precios justos, Fantinel explicó que los “costos de producción se incrementaron en más del 60% (…) por el encarecimiento de la materia prima, el diésel y el petróleo», sumado a otros factores.

“La industria se ha manifestado a con un precio muy bajo (USD 360 por tonelada), el cual estamos negociando (…) ya hay un aumento de USD 400 por tonelada”, tras una reunión sostenida con representantes de “una importante industria”, dijo.

En este sentido, aseguró que el industrial ha preferido importar maíz hasta en USD 500 por tonelada en lugar de pagar un precio justo a los productores nacionales.

El dirigente gremial estimó que en este momento el precio del maíz importado se ubica entre USD 500 y USD 470. “Ahora mismo está por encima de 430 por tonelada”, puntualizó.

Reiteró que la oferta inferior, lanzada por la industria, no fue aceptada, sin embargo, siguen negociando.

“Creo que el precio justo para nuestra cosecha en base a los costos de producción es de USD 450 con un rendimiento de 4 mil kilos a nivel nacional. Estábamos en tres mil y tres mil doscientos kilos, hemos movido el rendimiento”, dijo.

“A pesar de las dificultades se logró sembrar más de 250 mil hectáreas, se va a producir alrededor de un millón de toneladas, estuvimos produciendo 450 toneladas”, con lo cual se prueba el esfuerzo del agricultor por producir alimentos de calidad.

Sobre el parque automotor en el sector indicó que desde hace ocho años no se trae maquinaria formalmente. «Se necesitan traer 5 mil y 8 mil tractores al año para podernos modernizar y lo que se están trayendo son de 100 a 150 por año”, comentó.

Acercamiento entre el sector y el Ejecutivo

Aclaró que sí han existido conversaciones con el Ejecutivo nacional y el ministerio de finanzas en las que se habían establecido fechas donde la industria podía importar.

“Si hay conversaciones (…) habíamos dicho que a partir del primero de septiembre no se podía traer materia prima”, sin embargo, se han realizado importaciones de arroz blanco, aseguró.
Comentó que en la actualidad «tenemos contrabando de maíz, harina pre-cocida y papa, que provienen de la frontera con Colombia y Brasil. Todo eso va en contra del productor primario”.

Reiteró que estos temas ya han sido tratados, sin embargo, no son “los resultados que quisiéramos”.

“Sabemos que el ministerio sacó una resolución que más o menos nos equipara con el maíz importado, eso es un avance”, finalizó.

Globovisión Noticias.

.