Historia del día de Acción de Gracias | ¿Cuál es su origen?

¿Conoces el origen del día de acción de gracias? Sea que lo hayas vivido en primera persona, o que lo hayas visto en una de las miles películas que lo reflejan, seguro que tendrás alguna noción sobre la importancia de la historia del día de acción de gracias. Se trata, quizás, de la segunda festividad más importante, después de la Navidad en Estados Unidos.

Las familias y amigos se reúnen todos los cuartos jueves del mes de noviembre en torno a una mesa generosa, en la que no puede faltar el tradicional pavo asado, las patatas, el pan y las calabazas, entre otras exquisiteces. En efecto, se trata de una tradición que está profundamente arraigada en el alma de los norteamericanos y que ha sido y seguirá siendo transmitida de generación en generación. En Supercurioso te contamos todo sobre el origen del día de acción de gracias. ¿Nos acompañas? Pues, ¡Empecemos!

¿Cuál es la historia del día de acción de gracias?

Historia del día de Acción de Gracias

La historia del Día de Acción de Gracias se remonta en el pasado, unos cuantos siglos atrás. La primera vez que se realizó esta celebración fue en el año 1621, en la región de Plymouth. Para conocer el verdadero origen del Día de Acción de Gracias debemos remontarnos a la emigración holandesa que se produjo en el año 1620.

En esta época los peregrinos, que sufrían una gran persecución por sus creencias religiosas cristianas, decidieron marchar hasta la Colonia de Virginia, Plymouth, rica en recursos y con la ventaja de contar con un importante puerto.

El problema fue que pisaron tierra en pleno mes de noviembre y no se encontraban, en absoluto, preparados para soportar las duras condiciones de la estación invernal, con lo cual padecieron una gran hambruna durante meses.

De hecho, más de la mitad de aquella comunidad pereció durante este periodo, debido al frío y a la falta de víveres. Algunos incluso fueron víctimas de la pulmonía y el escorbuto. No obstante, otros tuvieron la suerte de recibir la ayuda de los propios indígenas que compartieron sus recursos con ellos y lograron sobrevivir.

La historia del día de acción de gracias se ve marcada por la llegada de la primavera. En aquella época los indígenas, que habían visto lo difícil que había resultado la vida para los colonos, decidieron ayudarles, compartiendo con ellos sus conocimientos sobre agricultura.

También les enseñaron a cazar y a pescar para poder ser autosuficientes. De esta forma, los holandeses lograron cosechar una gran cantidad de alimento tras el verano en 1921. Tan agradecidos estaban que decidieron hacer una fiesta de homenaje a los indígenas, invitándolos a un gran banquete para devolverles la ayuda que les dieron cuando más la habían necesitado y además como celebración por haber sobrevivido.

La fiesta duró tres días. Sin embargo, en esta primera ocasión no se sirvieron los platos realmente típicos de la celebración actual, como la calabaza, ni la salsa de arándanos, ni el pavo.

Así fue como se inauguró la historia del Día de Acción de Gracias. El gobernador de la colonia estableció esta celebración como el día para agradecer a Dios por todo lo recibido durante el año.

No obstante, no sería hasta el año 1941 cuando realmente quedaría fijada en el calendario como fiesta oficial, siendo hoy una de las celebraciones favoritas de los ciudadanos estadounidenses junto con el 4 de julio (Día de la Independencia), ya que es la excusa perfecta para poder reunirse con los amigos y la familia y disfrutar de una buena comida todos juntos.

1. El origen del Día de Acción de Gracias, tal como lo conocemos

El origen del día de acción de gracias se remonta hace siglos, pero su versión original fue bastante diferente a la que hoy podemos apreciar. De hecho, la fiesta se mantuvo en el ámbito de lo local, hasta que el presidente republicano Abraham Lincoln la erigió como fiesta nacional en octubre de 1863.

La decisión fue particularmente importante en la historia del Día de Acción de Gracias, puesto que el país atravesaba la llamada Guerra de Sucesión, que ocurrió entre 1861 y 1865. En ella se enfrentaron los estados confederados, partidarios de la esclavitud, contra los estados de la unión, que abogaban por su abolición definitiva.

Otro nombre llama la atención en la historia del Día de Acción de Gracias, y es el de la poeta y editora Sarah Josepha Hale. Fue ella quien se documentó sobre aquel banquete ocurrido hace siglos, en el que los colonizadores rindieron homenaje a los nativos con un gran banquete. Escribió una novela que llevaba por título “Northwood: A Tale of New England”, y en la que se dedicaba un capítulo entero a detallar la tradición.

La difusión hecha al respecto pareció influir en que Lincoln se animara a dar el paso de convertir una celebración dispersa en un feriado nacional, de los más importantes de la historia norteamericana.

2. Una curiosidad sobre el pavo de acción de gracias

origen del día de acción de gracias

La historia del día de acción de gracias está marcada por las tradiciones, pero pocas son tan reconocidas como la de la cena con el humeante pavo horneado, que se sirve acompañado de maíz, puré de papas, salsa de arándanos rojos y gravy.

Ahora bien, ¿Por qué es el pavo y no otro plato, el protagonista de este día especial? Pues se atribuye a que en aquellos años, los pavos eran animales salvajes que abundaban en la región, y se pedía a los cazadores que salieran en su búsqueda y trajeran los animales suficientes para alimentar a todos.

Otra curiosidad al respecto es que, a partir del año 1963 y por decisión que John F. Kennedy como Presidente, se inició la ceremonia del indulto al pavo, en el que se le perdonaba la vida a uno de estos simpáticos animales. También se ha hecho tradición que este día las organizaciones no gubernamentales organicen la donación de alimentos a las personas más necesitadas.