DESTACADOMIGRACIÓN EN CABIMAS

Huellas de la MIGRACIÓN en Cabimas

Un grupo de cabimenses que años atrás había decidido migrar, ahora regresa para comenzar a reeditar su historia de vida, visionando un camino de superación y con ganas de salir adelante. Dentro de sus maletas traen ideas para emprender nuevos proyectos, que coadyuven no sólo a mejorar su calidad de vida sino también a ser partícipe del desarrollo y crecimiento local

 

Foto/M.P. (Archivo)

 

ESPECIAL.- Cuando las maletas están de vuelta en casa no todo es fracaso, y los cabimenses que han migrado, y deciden regresar, lo saben muy bien. No todo migrante cumple sus sueños fuera de casa, algunos retornan desde distintas latitudes hasta donde llegaron en busca de nuevas oportunidades de crecimiento económico y personal, porque sienten que su regreso les abre una puerta de esperanza a su vida para mejorar las condiciones económicas junto a su familia y en su amada ciudad.

Pese a haber salido con la firme convicción de lograr objetivos específicos, al no alcanzarlos, deciden traer sus maletas de vuelta; otros también regresan por la nostalgia de no tener a sus familiares cerca. La depresión los obliga a desistir de sus planes de consolidar una nueva vida fuera de casa.

Cabimas, al igual que varios municipios y estados de Venezuela ha sido testigo de esos regresos inesperados que muchos familiares reciben con agrado, debido a que también se han sentido solos tras la partida de sus seres queridos; sin embargo, regresar no es nada fácil cuando consideras que tus metas no se cumplieron y tienes que volver con las manos y las maletas vacías.

Contrariamente hay quienes lo hacen con un capital ahorrado y dispuestos a emprender alguna actividad financiera, que les permita hacerle frente a la dura situación económica que se registra en el país, y en la que Cabimas no es la excepción.

Lea también:
Al menos 30 intoxicados durante una actividad del Día del Niño en el estado Bolívar

En los últimos ocho años la migración masiva registrada en Cabimas ha sido brutal, sin embargo, ahora muchos cabimenses, inesperadamente, tocan la puerta de sus casas y anuncian su llegada definitiva. En sus maletas traen recuerdos, sentimientos encontrados y expectativas frustradas; pero que los han hecho más fuertes al experimentar otras formas de convivencia al lado de personas con costumbres diferentes y otros estilos de vida.

Comenzar a reeditar su historia de vida, empezar desde cero, a paso firme, visionar un camino de superación y ganas de salir adelante; es la tarea. Lo que deben traer dentro de esas maletas son sus ideas para emprender nuevos proyectos, que coadyuven no sólo a mejorar su calidad de vida, sino también a participar en el desarrollo y crecimiento local.

Migración en Cabimas
Sociólogo Luis Quiroz, responsable del departamento de Orientación y Bienestar Estudiantil en el Instituto Politécnico Santiago Mariño. Foto/Gayledys Barrientos.

Migración fructífera

Actualmente, la migración ha sido un puntal clave para mejorar la calidad de vida de muchas personas, tanto en el país de origen como en el de destino, si consideramos, que los que se quedan reciben parte del beneficio que logran obtener sus familiares fuera del país. La cantidad de remesas provenientes del extranjero aumentó desproporcionadamente en los últimos años en Venezuela a causa de la migración masiva que se ha registrado.

Asimismo, los países receptores de migraciones masivas provenientes desde Venezuela se benefician significativamente, ya que reciben migrantes capacitados que activan rápidamente su aparato productivo incrementando su producto interno bruto, sin que le cueste un centavo al Estado.

No obstante, todos los que se van no lo hacen por circunstancias favorables, pues se ha venido observando un aumento de las migraciones y desplazamientos provocados por conflictos, persecuciones, situaciones de disgregación, xenofobia, y hasta cambio climático, además de la falta de oportunidades y seguridad humana que se registran en algunos países. (OIM 2018; Rodicio y Zarceda, 2019).

Desde esa premisa el sociólogo, Luis Quiroz, responsable del departamento de Orientación y Bienestar Estudiantil en el Instituto Politécnico Santiago Mariño (PSM), señala que el fenómeno de la migración venezolana y específicamente en Cabimas, no es producto de una catástrofe natural, tampoco por un enfrentamiento bélico, sino por elementos estructurales que han marcado la historia de Venezuela.

A su juicio desde el año 2020 se agudizó el problema migratorio por la pandemia del Covid 19, que disminuyó abruptamente las oportunidades de desarrollo y progreso del país, afectando principalmente a la población joven, potencialmente activa, trayendo como consecuencia el «estancamiento» de la economía venezolana.

Venezolanos viajan por el mundo buscando oportunidades que mejoren su calidad de vida. Foto/Getty Images

Explica Quiroz, que dicha situación responde a la necesidad de buscar una mejor calidad de vida. «Esta realidad provocó la desintegración de miles de familias, abuelas cuidando a los nietos, matrimonios separados, y un sin fin de escenarios, que no sólo se ven en las telenovelas o películas sino también en la vida real de los venezolanos», aseguró.

Sostiene que los movimientos migratorios en Cabimas se han acrecentado con el pasar de los años, y el proceso de adaptación a un estilo de vida diferente también ha sido forzada, ya que, uno de los retos más visibles de cada migrante está relacionados a la xenofobia, miedo al fracaso y diferentes condiciones de vida que enfrentan y para las que, en muchos casos, no están preparados.

Argumenta, que el migrante, en su mayoría de edades comprendidas entre 18 y 35 años, arriesga todo en la búsqueda de una mejor calidad de vida, no obstante, agrega que, en ciertas ocasiones, no hay una previa planificación de lo que se disponen a realizar en el país donde deciden emigrar, y por consiguiente algunas personas tienden a fracasar.

«Hay quienes se regresan literalmente con las tablas en la cabeza, porque la dinámica de vida les ha cambiado y no logran los objetivos que se han propuesto a la hora de decidir marcharse del país», acentuó Quiroz.

Adicionó que la clave para un buen regreso está en la planificación y no en la toma de decisiones apresuradas, que con el tiempo pueden ser lamentables. Para Quiroz un ejemplo palpable es la arriesgada travesía de cruzar la peligrosa selva el Darién, donde algunos migrantes han llegado hasta perder la vida, dejando en las entrañas de ese intrincado paso fronterizo sepultados todos sus sueños.

Insiste Quiroz, en que estar de vuelta en casa no es tarea fácil, pero es una decisión que se debe asumir con la misma entereza de cuando la decisión fue marcharse. Ante este nuevo reto, Quiroz recomienda, que aquellos ciudadanos que regresan a la ciudad procuren reinventarse y planificarse a través de la experiencia migratoria vivida, y así lograr, por ejemplo, la consolidación de emprendimientos que les permita tener mejores condiciones sociales.

De regreso para escribir una nueva historia

Con grandes retos y un claro aprendizaje está de regreso en Cabimas el periodista y locutor, Gustavo Rodríguez, quien decidió migrar a los Estados Unidos (EE UU) el 14 de enero del año 2022, con el propósito de explorar nuevos horizontes, emprender proyectos laborales con una gran expectativa de éxito debido a su formación académica. “Quería conocer gente, y por qué no, experimentar incluso la soledad”, dijo.

La decisión de tomar sus maletas y abandonar la ciudad de Cabimas, su tierra natal, no fue nada fácil. Aseguró sentir una profunda tristeza, ya que, para él, esta ciudad significa todo. Allí creció y se formó como profesional, donde ha trabajado muy duro, dedicándole una importante parte de su vida personal y profesional a esta entidad.

«Me ha tocado hablar sobre Cabimas, investigar sobre la ciudad. Me encanta su cultura. Apartarme de mi arraigo cabimense, fue muy difícil», afirma visiblemente conmovido Rodríguez.

Si bien, asegura estar agradecido con Dios porque Estados Unidos le recibió gratamente, durante su estadía en este país, según advierte Rodríguez, se le abrieron puertas, teniendo oportunidades laborales que le hicieron crecer en el ámbito profesional. Trabajó para un reconocido premio de Fórmula 1, organizó la gira de la selección de Argentina previo al Mundial de Fútbol y posteriormente ejerció funciones como corresponsal de prensa.

El tener presente en su corazón a su terruño, le impulsó tomar la determinante decisión de regresar a Cabimas.

«No hay que cerrarse a la posibilidad de volver a casa, porque regresar no es un fracaso, sino darse la oportunidad de un nuevo comienzo. Es como reeditar nuestra historia, pero esta vez de forma diferente».

Con nuevos horizontes, perspectivas y oportunidades, Gustavo Rodríguez continúa dando lo mejor de sí cada día en la estación radial Favoritas 97.9 FM, donde actualmente desempeña diferentes facetas del periodismo, entre ellas, la deportiva.

La Migración en Cabimas
Esposos Víctor Marcano y Rosanna Petit, asumieron el reto de retornar a Cabimas. Foto/Gayledys Barrientos.

Familia unida por sobre todas las cosas

Al igual que el periodista Gustavo Rodríguez, los esposos Víctor Marcano y Rosanna Petit, también asumieron el reto de retornar a Cabimas.

Los Marcano Petit habían tomado sus maletas para migrar hacia Colombia.

La decisión fue difícil para ellos. Primero, el 18 de abril del 2014, Víctor, un ingeniero eléctrico y comunicador social, viajó hasta Colombia al recibir una oferta laboral, y una década después, su esposa Rossana, T.S.U en administración, llegó el 4 de abril 2023 a Colombia para residenciarse con su esposo en ese país, estableciendo así su familia con la llegada del pequeño Vittorio.

Aunque el inicio todo no fue color de rosa, en cuanto a contratos, permisos, la xenofobia, marchas contra los venezolanos, puertas de empleo cerradas; con el tiempo las condiciones cambiaron.

«Nos cerraban las puertas de trabajo a los venezolanos. Nos gritaban que nos fuéramos de Colombia, y eso sin duda alguna se fue transformando para nosotros en una pesadilla», dijo Marcano, quien tuvo la oportunidad de laborar en el vecino país como ingeniero eléctrico, logrando perfeccionarse en energía de alto voltaje con sistemas de paneles solares.

Llenos de optimismo la pareja afirma que tomaron la determinación de regresar a Cabimas junto a su pequeño hijo Vittorio y Magaly Petit, madre de Rosanna, ante la falta del entrañable calor de su gente.

El estar junto a sus familiares y amistades a quienes en ocasiones veían a través de las videollamadas, fue para ellos el aliciente que necesitaban para seguir adelante, pero en su querida Cabimas.

La experiencia en Colombia, hoy queda en la memoria fotográfica de la familia Marcano Petit, que hoy unen esfuerzos para que su emprendimiento en materia eléctrica, ante los conocimientos adquiridos por Víctor Marcano, les proporcioné los recursos que necesitan para mantener una vida estable y feliz en su tierra y al lado de su familia.

Migración en Cabimas
Felices en casa la familia Marcano-Petit. Foto/Gayledys Barrientos.

«Gracias a Dios retornamos a nuestro país. Nada como estar en Cabimas, tierra de oportunidades y grandezas», expresó el joven emprendedor, que, junto a su amantísima esposa, coinciden en que todo cabimense debe pensar antes de migrar en que sus aportes para el crecimiento social y económico deben estar direccionados primero hacia la ciudad de Cabimas, el Zulia y Venezuela.

Migración en Cabimas
Estéfano Lo Brace, presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Cabimas.Foto/Gayledys Barrientos.

Rumbo a la transformación de Cabimas

Gran parte del atractivo de una ciudad reside precisamente en la vitalidad de sus parques, plazas, en la creación de espacios que permitan a la ciudadanía frecuentar, por ejemplo, comercios de confianza, cafés, bares, restaurantes, etc.; algo que cómo recuerda el escritor George Steiner en su ensayo «La idea de Europa”, donde expresa que, para los habitantes de una ciudad, es la esencia de su arraigo citadino lo más reconfortante.

Desde este punto de vista, el papel del sector comercial es el puntal más firme para el desarrollo económico de una sociedad activa, no obstante, en Cabimas, como en muchas ciudades de Venezuela, la migración ha tenido un significativo impacto en este sector. De más de 10 mil empresas existentes en la ciudad de Cabimas, en la actualidad sólo se contabilizan activas alrededor de 3 mil 500.

Estéfano Lo Brace, presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Cabimas (Caicoc), opina que la primera oleada migratoria que se registró en Cabimas desde el año 2017, impactó directamente al sector empresarial. Como si esto fuese poco se le sumaron los cortes eléctricos que vivió Venezuela en el año 2019, cuando el país pasó varios días sin electricidad, además de la llegada al país de la pandemia por Covid 19 a mediados del 2020; situaciones que llevaron al empresariado a una profunda crisis económica que repercutió seriamente en la vida social de los venezolanos y por ende de los cabimenses.

Destaca que el caos del sistema eléctrico en la región motivó a una importante representación del sector empresarial cabimense, que no poseía plantas eléctricas en su momento y sus empleados no podían cumplir sus jornadas diarias de trabajo; a tener que migrar a otros estados del país que ofrecían mejores condiciones, siendo uno de los destinos más adecuados Barquisimeto, capital del estado Lara. Se contabilizaron para ese entonces, 40 negocios que se establecieron en la referida ciudad; mientras otros se trasladaron a la ciudad de Valera, estado Trujillo.

«Durante esa época percibimos una migración importante de empresas que estaban establecidas en la región, y que estaban relacionadas a las áreas de moda y comida», aseveró el máximo representante de Caicoc.

La Migración en Cabimas
La migración en Cabimas impacto al sector empresarial.  Foto/M.P. (Archivo)

Añade que la desocupación comercial actual comparada con el año 2000, se ubica en un 65%, no sólo en Cabimas, sino en varias partes de Venezuela.
Teniendo en cuenta esa situación algunos sectores comerciales de Cabimas como: Casco Central, avenida Rosario, calle Colón, calle Miranda, entre otras; quedaron completamente desiertas.

Según Lo Brace, la tan esperada  reactivación comercial ha sido a cuentagotas; pese a que no se ha registrado el regreso de propietarios de  empresas ya constituidas, sí se ha contabilizado la apertura en el 2023 de unos 60 nuevos emprendimientos, algunos por parte de personas que habían migrado del país y regresaron con la maravillosa idea de apostar a la ciudad a través de la instalación de nuevas cadenas y marcas comerciales; lo cual considera es totalmente plausible, porque da un empuje a la recuperación de la zona y ayuda al realce del esquema local comercial.

Refiere que, en aras de brindar el apoyo a los nuevos emprendimientos de la ciudad, se han ofrecido cursos de formación, impulsando el modelo gráfico internacional Canvas, una herramienta estratégica que ayuda a conceptualizar el modelo de negocio y representarlo de forma visual en un solo lienzo de manera que se pueda entender fácilmente.

Lo Brace como presidente de Caicoc, apuesta, al igual que miles de cabimenses, a que una gran oleada de migrantes retorne a la ciudad, para iniciar así el resurgimiento de nuevas empresas en la entidad. «Seguimos siendo el tercer municipio de importante en la región zuliana. Sí se puede continuar invirtiendo y apostando al crecimiento económico de la Costa Oriental del Lago», indicó para finalizar.
 
Gayledys Barrientos
 
Fotos y vídeos/ Gayledys Barrientos
 
EL REGIONAL DEL ZULIA

, ,
LOGO EL REGIONAL DEL ZULIA - BOTON PRINCIPAL

Suscríbete a nuestro boletín

Reciba nuestro resumen con las noticias más importantes directo a su buzón.