LA INFLACIÓN Y LA HIPERINFLACIÓN EN VENEZUELA

POR: DR. ALIRIO FIGUEROA ZAVALA

Individuo de Número de la Academia de Ciencias Jurídicas del Estado Zulia.

Sin ser economista voy a referirme a unos temas económicos, por considerarlos muy importantes, debido a la situación que confrontamos.

La inflación es un aumento constante de los precios que unas veces es más rápido y otros más lentos. Cuando los precios bajan hay lo que se conoce como deflación; pero en los periodos largos, la tendencia es que los precios suban, elevándose con ellos también los salarios, en una persecución constante para que los trabajadores no pierdan la posibilidad de sobrevivir con su sueldo.

Las causas de una inflación son numerosas. Puede suceder que las personas tengan más dinero de lo que valen todos los bienes y servicios que ofrecen las empresas. En este caso la demanda es mayor que la oferta y por ello se llama inflación de demanda. En otro caso, los costos en que incurren los empresarios para producir pueden subir sin que ellos puedan hacer nada al respecto, ejemplo de lo anterior, cuando el gobierno ordena aumentar los salarios mínimos. En esta situación es muy probable que el empresario suba los precios a sus productos para defender su ganancia o tratar de perder lo menos posible. Esto se llama inflación de costos.

En Venezuela desde hace varias décadas la inflación se ha constituido como un componente estructural de la economía. Se ha sostenido que la inflación es un especial impuesto nefasto e injusto, que pecha, y castiga a todos los ciudadanos pero no por igual; porque castiga regresivamente más a los menos privilegiados y menos a los más pudientes. La razón es sencilla: Los ricos tienen más medio económicos y de información para actuar en defensa de sus intereses mientras que los pobres no la tiene .La inflación se origina cuando el Banco Central crea dinero más rápido que el aumento de la producción de bienes y servicios.

Cuando los ingresos fiscales son menores a los egresos, los gobiernos obligan a los Bancos Centrales a emitir dinero para pagar los gastos que el Estado no puede cubrir con sus ingresos o la emisión de deuda. Este proceso se llama monetización del déficit fiscal y es una de las principales causas de los fenómenos inflacionarios.

El desbalance entre el nivel de producción y la cantidad de dinero en la economía puede alcanzar tal proporción que desencadena procesos hiperinflacionarios. En nuestro país la inflación ha crecido enormemente que ya se habla hiperinflación. ¿Pero que es la hiperinflación? En líneas generales es la subida del nivel de precios muy rápida y continuada, que provoca que la gente no retenga el dinero por su pérdida de valor constante, y prefiera conservar las mercancías. La principal causa de hiperinflación es un aumento rápido y masivo de la cantidad de dinero que no se encuentra apoyado por crecimiento en la producción de Bienes y servicios.

Esto resulta en un desequilibrio entre la oferta y la demanda de dinero, acompañado por una completa pérdida de confianza en la moneda. La principal consecuencia de la hiperinflación es el crecimiento súbito de la pobreza. Todos los procesos hiperinflacionarios registrados en la historia han terminado en programas de estabilización, según refiere el economista chino Liping en su investigación denominada “HYPERINFLATION : A WORLD HISTORY”, quien, señala unos elementos que se repiten en todos los planes: 1) Reforma Monetaria que implica cambios en la denominación de la moneda, o en el establecimiento de relaciones de valor con otras monedas. 2) Aumento de Tasas de interés con la intención de crear tasas de intereses reales positivas y recuperar la función de reserva de valor de la moneda. 3) Austeridad Fiscal en función del balance presupuestario que disminuya o elimine la necesidad de financiamiento del déficit fiscal por parte de los bancos centrales. 4) Recuperación de la autonomía del Banco Central.