PUNTOS SOBRES LAS ÍES


ANTONIO URDANETA AGUIRRE  

ENTÉRATE Y SÚMATE

Hoy es 21 de diciembre de 2020; estamos a pocos días para que termine este año. Al parecer estos doce meses ocuparán un registro especial en la historia de la humanidad. Una especie de holocausto biológico acabó con un aproximado de dos millones de vidas. La cifra responde a los números que se conocen según la cuenta oficial de diferentes gobiernos del mundo, pero es obvio que son muchos los centenares de miles de cadáveres que han quedado fuera de las estadísticas de los entes públicos.

En lo que respecta a Venezuela, la pandemia causada por el engendro viral chino, apenas la hemos visto como una calamidad más, la cual se agregó a la tragedia creciente que cayó sobre los venezolanos desde hace más de veinte años. Por lo demás dicha tragedia es una consecuencia esperada. Se gestó a los tres años de instalada la dictadura militar que encabezó el cuestionado Teniente Coronel Hugo Chávez, cuando éste planeó y empezó a ejecutar la apropiación de PDVSA, la otrora productiva empresa petrolera nacional.

Al año siguiente desmanteló toda la infraestructura tecnológica y profesional de la importante compañía del “oro negro”. Un genocidio laboral sin precedentes históricos, sacó del cerebro de la empresa más de 20.000 técnicos, profesionales, científicos y los mejores equipos de trabajadores calificados y certificados. Producía Venezuela entonces casi cuatro millones de barriles diarios de petróleo. Hoy ni siquiera llega a trescientos mil. Del mismo modo el malintencionado militar se apoderó de las empresas generadoras y distribuidoras de electricidad, el emporio industrial acerero y aluminio de Guayana y la compañía de telecomunicaciones CANTV.

Luego el acoso a la propiedad privada se extendió a todo el parque industrial del país. Lo mismo hizo el perverso uniformado con los productores agrícolas. Expropió las mejores fincas y las tierras más productivas de la nación. Con esos crímenes contra la economía nacional, el espécimen castrense decretó la hambruna que hoy está matando a venezolanos de todas las edades, en especial niños y ancianos. Como puede observarse, a prueba de hechos monstruosos cumplidos, Hugo Chávez concibió, planificó y articuló todo el programa que condujo a la tragedia que comenzó haciendo estragos en la población más empobrecida por el régimen, pero que ya afecta a todas las clases sociales, con excepción de los nuevos oligarcas, a quienes ya se les conoce como “boliburgueses”, “ricos bolivarianos” o “enchufados”.

El propósito de este raro mensaje de Navidad es que los ciudadanos venezolanos, de una vez por todas, reflexionen profundamente sobre la terrible desgracia que cargamos encima y, al mismo tiempo, recuerden que Hugo Chávez lo planeó todo intencionalmente. Tanto es así que varios años después sus bolsillos fueron testigos del billón de dólares que despilfarró sin dejarle ni una obra realmente trascendental al país. Precisamente el despilfarro de aquella inmensa fortuna nacional se traduce hoy en hambre, inseguridad, carencia de servicios públicos eficientes, crímenes como el narcotráfico y mil calamidades más. ¡Es hora de poner los puntos sobre las íes y pensar seriamente en la vocación criminal de Hugo Chávez!

Educador – Escritor

urdaneta.antonio@gmail.com

@UrdanetaAguirre

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"