VENEZUELA Y LA GERENCIA PÚBLICA. 

Comparte:

POR: DR. ALIRIO FIGUEROA ZAVALA. 

Individuo de número de la Academia de Ciencias Jurídicas del Estado Zulia.

No es fácil gerenciar un Estado para bienestar de sus ciudadanos, porque ello presupone la existencia de una gerencia pública capaz de administrar eficiente y justamente los recursos financieros de la nación, ya que para ello se necesita que este suficientemente formada y capacitada para entender que se debe respetar el Estado de Derecho, defender la seguridad interna y externa; crear y consolidar los servicios públicos necesarios para alcanzar un mejor nivel de vida de sus habitantes; abriendo así la posibilidad del progreso para las generaciones presentes y futuras. De allí que el gran pensador francés André Maurois, haya expresado: “El papel de las clases dirigentes es dirigir, es decir, mostrar el camino del honor y del trabajo. Mandar no es un privilegio, es un honor y una carga”.

La gerencia pública en Venezuela, tanto los que ejercen la función pública del manejo de los órganos del Estado, como los que tienen el control de las empresas del Estado, se fueron formando para dar respuestas a factores circunstanciales del devenir económico y político nacional.

Si se analiza la gerencia pública en un sentido amplio, los gerentes públicos serian todos los que ejercen una función pública de dirección, y no solo como se ha querido decir en algunas oportunidades, que son los gerentes de las empresas del Estado. La nación requiere de gerentes al frente de los poderes públicos, gobernantes, legisladores y jueces que desempeñen sus funciones a cabalidad siendo necesario que sean verdaderos gerentes, valga decir, tener iniciativa y una visión de sus objetivos y dar así una correcta utilización a los recursos humanos y ser responsables de sus actos.

Es indispensable que el gerente del sector público genere ideas, cree las condiciones necesarias para que estas se produzcan, este en capacidad de administrar recursos tecnológicos, humanos y financieros, que respondan a criterios previamente definidos, y sobre todo sea capaz de integrar a todo un personal de distinta formación y actitud en equipos de trabajos eficientes que busquen responder a las metas que el Estado establezca. En otro aspecto, es necesario señalar las diferencias existentes entre las empresas del Estado y la empresa privada en sí y como estas diferencias influyen en el funcionamiento de ambas.

Ello implica hasta cierto punto compararlas en términos de igualdad en cuanto a su funcionamiento y logro. La empresa privada, responde a intereses particulares y la función de su gerencia es maximizar el beneficio de la empresa, para lo cual tiene unos lineamientos claros. Las empresas del Estado deberían seguir estas orientaciones de la empresa privada para producir beneficios que a la larga beneficien a la población en general.   

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"