Elizabeth Bathory: La Condesa Sangrienta y vampira

A lo largo de los años hemos conocido la historia de mujeres increíbles que han marcado un punto importante en los relatos de la antigüedad que conocemos hoy en día. Algunas de estas mujeres resaltaron por haber hecho algo importante para el mundo, como lo fue Madame Curie, madre y pionera en la ciencia, otras han destacado por ser unas grandes artistas, como lo fue la mexicana Frida Kahlo. Pero algunas pasaron a la historia por haber estado involucradas en temas más complicados como sucedió con María Orsic, quien era una mujer médium y aliada de Adolfo Hitler.

Todas estas mujeres han marcado un punto importante en la historia a su manera y el día de hoy queremos contarte de una que perteneció a la nobleza, pero cuyos atroces actos le hicieron ganar una fama peligrosa que no terminó para nada bien. Estamos hablando de Elizabeth Bathory, La Condesa Sangrienta, una mujer perteneciente a una de las familias húngaras más ricas de la época. Conozcamos un poco de su vida.

Historia de Elizabeth Bathory

Elizabeth era una mujer de gran belleza, con una apariencia delicada y frágil, muy femenina. Estaba obsesionada con el tema del esoterismo, brujería y la práctica de rituales, tenía gustos sexuales muy bizarros y como ya mencionamos, pertenecía a una de las familias más adineradas de su época, de allí se ganó el título de Condesa. Pero a dicho título se le añadió uno muy oscuro debido a que sus curiosas y mortales prácticas la hicieron pasar a la historia como una de las mujeres de mente más perversa y sádica que han existido.

Ni siquiera el que perteneciera a la nobleza y que haya gozado de privilegios que no tenían muchas mujeres de esos entonces, como educación, le impidieron dar rienda suelta a su depravado deseo y comportamiento, llevándole a asesinar a más de 650 personas, en su mayoría era  jóvenes doncellas, vírgenes y hermosas. Entre algunas de las prácticas que realizaba estaba la de realizarse famosos baños de sangre que según ella creía, la mantendrían joven y hermosa por toda la eternidad.

Bathory y su relación con Vlad Tepes (Drácula).

Elizabeth (Erzsebét) Bathory nació el 07 de agosto de 1560 en Hungría, en el seno de una de las mas adineradas y antiguas familias de Transilvania. Entre su ascendencia se encuentran varios personajes importantes de la historia, como ser un cardenal, varios príncipes y políticos renombrados de Hungría. Pero su antepasado más notable y que pasó a formar parte de la cultura y mundo del terror, fue nada más y nada menos que Vlad Tepes El Empalador, a quien conocemos con el famoso Conde Drácula.

Bathory fue una niña muy inteligente, hablaba 4 idiomas y mostraba gran afición por la Astronomía y la Alquimia. A los 5 años los médicos de la época la diagnostican con epilepsia y a los 11 años se compromete con un miembro de otra aristocrática familia húngara, dicha persona tenía 26 años. Después de un año pasa a vivir al castillo de su futuro esposo y al cumplir los 13 años queda embarazada de un sirviente. Debido a esto la familia recupera recluye en secreto a Elizabeth a una fortaleza, lugar donde da a luz.

Sus inicios en el oscuro mundo de la hechicería.

Al pasar tanto tiempo sola en el castillo debido a que su esposo era un general de batalla, Elizabeth empezó a interesarse por el mundo del esoterismo, rodeándose de brujos, hechiceros y alquimistas. Quizá movida por el aburrimiento y su nuevo pasatiempo, Bathory empieza a realizar actos de tortura a sus sirvientas clavando agujas bajo sus uñas, quemandolas con monedas al rojo vivo o lanzandolas a la nieva hasta verlas morir congeladas. A pesar de lo anterior descrito, la Condesa era una buena esposa y madre protectora para sus 4 hijos con El Caballero Negro de Hungría, quien pronto fallecería de una extraña enfermedad.

Al morir su esposo inicia lo peor de sus comportamientos, el sadismo, teniendo la vía despejada para desarrollar sus propias perversiones sexuales. Inició en el mundo bisexual y llegó a ser parte de orgias con familiares de su cuna. Se acostaba con sus sirvientas y les aplicaba groseros correctivos, a una que hablaba mucho ordenó que le cosieran la boca, a otra le prendió fuego al vello púbico entre otros comportamientos perversos. Pero como era de esperarse, el paso de los años empezó a hacer efecto en su cuerpo y empezó a envejecer, preocupada por esto, consulto a varios brujos y estos le dijeron que los sacrificios humanos eran muy efectivos y más si se bañaba en sangre de doncellas.

Así es como ordenó que le cortaran las venas a una de sus sirvientas favoritas y ordenó que vaciaran su sangre en una bañera en la cual se dio un largo baño, esto se volvió su nueva obsesión que desencadenó una enorme ola de asesinatos que subió a más de 600 y duró aproximadamente 10 años. Pero llegó un tiempo en el que las autoridades se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y simplemente no pudieron evitar accionar ante ello, fue llevada a prisión junto a sus ayudantes, los cuales fueron torturados hasta la muerte y ella fue exiliada a cumplir cadena perpetua en el castillo de Esei. Murió a los 54 años.

Fuente…………….Chequeleque