FARÁNDULA

El realismo mágico llegó con «Las Juanas»

Caracas.-En la década de los 90, la industria de la televisión colombiana decidió explorar nuevas temáticas en sus historias dramáticas, creando telenovelas o miniseries que acostumbraron al público internacional al acento de las diferentes regiones del vecino país y, básicamente, demostrando que había muchas maneras de utilizar el color rosa, sin repetir estereotipos, en los albores del nuevo siglo.

La variedad de contenidos se desarrolló a partir de diálogos inteligentes, replicados por actores que transmitían verdad, en locaciones escogidas con pinzas, de manera que no hubiera cabos sueltos que atentaran contra la veracidad de lo contado. Así, las productoras abonaron el terreno para los fenómenos que estaban por ocurrir y que colocarían el nombre de Colombia a la altura de México, Brasil y Venezuela.

El primer suceso fue «Las Juanas». El segundo, «Yo soy Betty, la fea», cuyo impacto sobrevive dos décadas después, gracias a la expansión de Netflix.

Tributo al Gabo

El 23 de enero de 1997, la cadena RCN decidió colocar en pantalla el primer capítulo de «Las Juanas». El escritor Bernardo Romero Pereiro creó la historia de cinco hermanas que se conocen en la adultez, cuando van en busca del progenitor que las abandonó. Pero no se conformó con dotarlas de personalidades únicas, sino que quiso trasladar a la pequeña pantalla un recurso de factura colombiana que había estado supeditado a la literatura: el realismo mágico.

En tributo a Gabriel García Márquez, matizó las situaciones con escenas inverosímiles y poéticas que aumentaron el encanto de la producción.

La arriesgada apuesta contó con el beneplácito de los televidentes que siguieron las aventuras de Juana Valentina (Angie Cepeda), Juana Caridad (Catherine Xiachoque), Juana Manny (Xilena Aycarli), Juana Bautista (Susana Torres), Juana Matilde (Carolina Sabino) y Juan Rubén Calixto (Rafael Novoa), con una historia central que parecía encaminada al incesto.

La trama soportó 110 capítulos que estuvieron acompañados por una canción homónima, creada por Willy Salcedo e interpretada por Carolina Sabino, que describía a cada protagonista. El tema llegó al número uno en diferentes países de la región y Angie Cepeda se transformó en un símbolo sexy.

En Venezuela

«Las Juanas» fue transmitida dos veces en Venezuela. Primero lo hizo Rctv que cuadró la visita de algunos de sus actores para constatar, in situ, el alboroto que la telenovela había generado. Más tarde fue repetida por Televen. Además, Rafael Novoa encontró oportunidades laborales en esta tierra, llamando la atención de los ejecutivos de Venevisión que lo contrataron como galán de «Cosita rica» y «Se solicita príncipe azul». Al cabo de algunos años regresaría para intervenir en «A corazón abierto». Fernando Villate, conocido por su personaje de Todo el Mundo, trabajó en 10 producciones de La Colina, entre 1998 y 2009.

POR: CHÉVERE

FOTOS: RCN

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"