LA CORRUPCIÓN REVOLUCIONARIA SOBREPASA TODOS LOS LÍMITES.               

Comparte:

POR: EMIRO ALBORNOZ LEÓN

Me atrevería a decir que la trama de corrupción generalizada que ha protagonizado este régimen, auto calificado de revolucionario, es un caso inédito en el mundo entero.                      

Jamás se había visto o descubierto un saqueo a los dineros de una nación como el que se ha realizado desde la llegada al poder de esta especie de banda de Alí Baba y sus centenares de ladrones. Se habla de más trescientos mil millones de dólares.                                                      

Ya sabíamos, olvidado en el tiempo, del pillaje del régimen de Hugo Chávez, el hombre del «legado» pero del robo y del saqueo, desde el mismo comienzo de su mandato  con el tristemente célebre Plan Bolívar 2000 y el Fondo Único Social, manejados por una cúpula militar a la que el engendro infernal de Sabaneta de Barinas le soltó la cuerda para que gozarán de lo lindo cogiéndose el dinero de los venezolanos.

Los guisos con el dinero que manejó el Plan Bolívar 2000 alcanzaron niveles pocas veces vistos en este país. El célebre caso del Central Azucarero de Yaracuy , conocido como el del «azúcar amarga» donde se robaron, entre revolucionarios cubanos y venezolanos, más de diez mil millones de bolívares y jamás se realizó la obra  Antonio Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez y Marco Pérez Jiménez se quedaron enanos al lado de los militares » revolucionarios de Chávez.

Fueron miles de millones de bolívares que, todavía valían algo y eran asignados a manos llenas a dicho plan.   Una muestra aleatoria de varias direcciones regionales del Plan Bolívar 2000 realizada por la Contraloría de aquel entonces detectó forjamiento de facturas por más de 1.800 millones de bolívares y sobreprecios superiores al 2.000%. Fue con los dineros  para pintar escuelas o ambulatorios, con los «cobres» de la comida barata, con el dinero de los Multihogares o de los desayunos escolares, con los que una banda delincuencial, sin ningún tipo de escrúpulos  y cínica, hizo fiestas. Fue una verdadera zarabanda.

 El informe contralor de la época no tuvo más remedio que registrar el desastre de la corrupción, pero jamás identificó a los responsables. Hasta donativos que llegaron de otros países para atender a los damnificados de la tragedia de Vargas, se denunció que llegaron a ser vendidos en el Economato del Ejército en Fuerte Tiuna.                                                

Detrás de esos saqueos vendrían los escándalos de lo que fue calificado como Pudreval que fueron alimentos vencidos y podridos comprados con sobreprecio por la desaparecida PDVAL   uno de los cuantos inventos del régimen para desnaturalizar a PDVSA como empresa transnacional petrolera y convertirla en fábrica de viviendas, Alimentos  y otras que solo sirvieron para contribuir a la quiebra de la gallina de los huevos de oro.                                                            

Los mencionados son sólo algunos de los escándalos de corruptela del régimen revolucionario a lo largo de más de dos décadas de degradación moral. Hoy, gracias al largo brazo de la justicia de los Estados Unidos, convertida en el «coco»   de esta malhadada revolución de Chávez y Maduro, se encuentran detenidos numerosos personajes del mundo militar-cívico y otros a punto de ser extraditados para ser juzgados por sus crímenes contra la nación venezolana.   El caso de Alejandro Andrade es emblemático. Teniente de los alzados el 27F y amigo íntimo de Chávez  se robó miles de millones de dólares y los disfrutaba allá en el norte. Este aceptó los hechos de corrupción cometidos en el Fondo Único Social y como Tesorero General de la Nación.                              

Sus multimillonarios bienes productos del pillaje a los venezolanos se encuentran incautados. Otra militar, Claudia Díaz, Sargento Técnico,  también amiga íntima del interplanetario y designada por éste como guardiana del Tesoro de la nación, se encuentra a punto de ser extraditada desde España, donde vivía como los jeques,  a los Estados Unidos por los millonarios desfalcos cometidos  al dinero de Venezuela.                                                

Por allí anda el «Pillo»  Carvajal cantando como un canario en la Audiencia Nacional de España todos los robos cometidos contra el país y los cuales conoce a la perfección por su condición de haber sido jefe de la inteligencia venezolana. Es acusado además por sus implicaciones con el narcotráfico y terrorismo de las FARC colombianas.       José Gregorio Vielma, ex Gobernador del Táchira y funcionarios con altísimos cargos revolucionarios le acaban de señalar en  Estados Unidos por su vinculación con los desmanes y saqueos cometidos por el «diplomático» árabe-colombo-venezolano, Alex Saab, quién fue extraditado  a pesar de los esfuerzos de Nicolás Maduro pagando sumas millonarias en dólares para defenderlo y evitar que fuera llevado ante la implacable justicia norteamericana  acusado de lavado de cientos de millones de dólares robados a Venezuela con el suministro de las cajas o bolsas Clap y otros negocios turbios.                   

Muchos funcionarios del régimen  y sus asociados han sido responsables del robo y malversación de miles de millones de dólares del pueblo venezolano durante muchos años. Integrantes de la Revolución con información privilegiada también han estado involucrados en el contrabando de drogas y la extracción ilícita de oro del Banco Central de Venezuela. Dos sobrinos de la primera combatiente  se encuentran pagando pena de prisión a veinte años en los Estados Unidos por estar implicados en una conspiración para llevar a Estados Unidos cargamentos de drogas del cartel de las FARC. La revolución asquea. La desvergüenza sobrepasa todos los límites.

Emiro Albornoz León/Periodista. 

emiroalbornozl@gmail.com.                       

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"