LA PROPUESTA INDECENTE DE MARÍA CORINA.

Comparte:

POR: EMIRO ALBORNOZ LEÓN

 

Nuevamente la representante del anarquismo y radicalismo en la política venezolana vuelve a buscar protagonismo, apenas pasados unos días de las elecciones regionales las cuales boicoteo con su llamamiento a la abstención, acción a la que se sumó el ex Alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y otras figuras del estamento político venezolano.

La de María Corina es una propuesta que muy bien se le puede calificar de indecente y traída por los cabellos pues pretende que  se realice una gran elección popular  en la cual los venezolanos puedan elegir el liderazgo opositor  que conduzca a un cambio político en el país.

María Corina Machado es una anarquista mejor conocida por su radicalismo a la hora de la búsqueda de salidas a la grave crisis política, económica y social que agobia  a todo el pueblo venezolano.

Ella es de quienes creen que son los Marines norteamericanos los que vendrán a Venezuela a sacar a Nicolás y llevárselo  en una jaula colgando de un helicóptero Apache,  o en todo caso, un cruento golpe de estado que lo saque del poder cual tapa de corcho.

En su singular propuesta, la Machado sugiere que para lograr un resultado diferente hay que acabar con los partidos del llamado G4: Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Primero Justicia, que son realmente los que le han echado bolas a esta dictadura,  y pregunta a los venezolanos  si  ¿»quieres que continúe el G4, Primero Justicia, Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo y esos cuatro partidos, o quieres algo totalmente distinto?”.
De pasapalos, habla de una gesta épica, sin CNE tramposo, sin militares que han convertido a los centros de votación en cuarteles.

Este cronista ha sido siempre un crítico acervo de esta dirigente, una ricachona que ha escogido la política como uno de sus hobby favoritos, desde el mismo momento cuando no fue capaz de asumir la derrota de la Coordinadora Democrática en el referendo revocatorio contra Hugo Chávez del año 2004.

Este evento debió realizarse en el año 2002, pero Chávez, consciente que sería revocado por la impopularidad que tenía para ese momento, ordenó al  Organismo electoral, que se suponía independiente, no darle curso. Mientras tanto, aleccionado por los comunistas cubanos, comenzó una política de regalar pensiones y jubilaciones, sin cumplir con los requisitos de ley a unos tres millones de venezolanos de lo cual fueron beneficiados hasta malvivientes y otros  que jamás en su vida habían cotizado al IVSS. También promovió el sistema de misiones con lo cual se inició en Venezuela un clientelismo político que ni en la cuarta República se conoció.

Así las cosas, dos años después, en el 2004, Chávez permitió que fuera convocado el revocatorio que de ninguna manera podía perder con esta compra de conciencias, y la Coordinadora, manejada por la Machado y la organización Súmate que esta dirigía, cayó en la trampa.

Lo comenté en reciente artículo. María Machado y el hoy difunto Alberto Quirós Corradi, cuando faltaban apenas tres días para el proceso revocatorio, aseguraron, en rueda de prensa, que » el proceso está blindado. Nuestros técnicos… bla bla bla. Vamos a sacar a Chávez de la presidencia».

Hugo Chávez, como tenía que ser,  ganó con votos su referendo, pero la Machado salió declarando que se había cometido un fraude, que las máquinas cambiaban el voto de quienes votaban que se fuera por el No.

Esto no era más que una marramuncia pero mucha gente lo creyó y allí comenzó el descrédito de las máquinas de votación y la negativa del pueblo opositor a concurrir a elecciones porque el fantasma de la trampa rondaba el escenario venezolano.

María Corina no dice nada del 60 por ciento de electores que no concurrieron a votar, y el régimen, con una clara minoría de apoyo que  ronda apenas el 20 por ciento, aderezado por la división de la oposición, ganó la mayor parte de Gobernaciones y alcaldías.

Sin el discurso abstencionista   y las especulaciones de trampas y otras excentricidades que difundió María Corina y sus aliados en esa acción hubiera podido votar el 60 por ciento del electorado con lo cual hubiera sido una derrota total del régimen.

Te recuerdo María Corina, para convocar un referendo revocatorio hacen falta casi cuatro millones de firmas y una vez obtenidas éstas se requieren seis millones 190 mil 613 votos (6.190.613)  contra Maduro en el presunto referendo si llegare a ser aprobado pues  es un voto más con  que ganó en su cuestionada reelección del año 2018 y la norma dice que para revocarlo se requiere un voto más de los que el saco cuando fue electo.

Aun cuando hay una jurisprudencia del TSJ que estableció el » cara e perro», o sea quien saque más votos

Pero es que la tipa pretende acabar con el régimen de Maduro sin la participación de los grandes partidos de la verdadera oposición democrática.

Ella   ha sido la promotora de campañas de descrédito contra líderes de la oposición entre quienes destacan Henry Ramos Allup y el hoy gobernador Manuel Rosales ,   contra quienes han urdido todo tipo de basura a través de pasquines de la web que luego son montados en las redes sociales.

Y yo digo que se quedará con las ganas de acabar con esos partidos y de que en un futuro la escojan por decreto, o no sé qué cosa,  como la candidata de la oposición venezolana. La señora Machado, si quiere ser candidata de la oposición, tendrá que medirse en unas elecciones primarias con el resto de los líderes que aspiren abanderar al pueblo que rechazan a Nicolás Maduro.

Emiro Albornoz León/Periodista.

emiroalbornozl@gmail.com

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"