¿NEGOCIACIÓN O CAPITULACIÓN DEL INTERINATO?


POR: GERÓNIMO FIGUEROA FIGUERA

Nuestra Óptica

Es bueno recordar el pasado para entender el presente. El 30 de abril 2019 los medios de comunicación informaban sobre un posible alzamiento militar contra Nicolás Maduro, pero al final resultó una escaramuza de poca monta donde Leopoldo López salió de su casa que tenía por cárcel y se fue a la embajada de España. El 3 de junio del 2020 los medios de comunicación social anunciaban la firma de un convenio conjuntamente entre el equipo de Juan  Guaidó y el de Nicolás Maduro, para comprar vacunas contra el virus chino a través de la Organización Panamericana de la Salud y ese mismo dia también anunciaron la liberación de Juan José Márquez, tio de Juan Guaidó que tenía tres meses presos acusado de terrorismo y tráfico de armas; y ahora, el 13 de agosto 2021 con lo firmado entre el equipo de Juan Guaidó y Nicolás Maduro en México, el domingo 15 de agosto, dos días después, liberaron a Freddy Guevara que tenía algo mas de un mes detenido acusado de terrorismo y traición a la patria.

A veces tantas coincidencias obligan, por lo menos a estrujarse los ojos. Sobre la escaramuza del 30 de abril de 2019 hay que recordar que dos semanas antes se anunció que la marcha del 1 de mayo sería sin retorno porque nos quedaríamos en la calle hasta que el tirano se fuese, pero la escaramuza un dia antes con 27 guardias nacionales en la autopista Francisco Fajardo lo abortó. En ese momento dijeron que en la escaramuza estaban comprometidos el ministro de Defensa Vladimir Padrino López y el presidente del TSJ, Maikel Moreno y que no cumplieron, versión que fue desmentida por estos mismos personajes quienes ratificaron su incondicional respaldo al dictador Maduro. El resultado final fue que Leopoldo López después de permanecer desde la madrugada y hasta pasado el mediodía en la Francisco Fajardo se fue a la embajada de España donde llegó tranquilamente sin que ningún cuerpo de seguridad del estado lo siguiera y detuviera, dejando atrás su casa que tenía por cárcel. En menos de un mes vino el dialogo en Noruega y Barbados.

Sobre la firma del convenio para traer a nuestro país las vacunas contra el virus chino, después de acusaciones entre Guaidó y Maduro de no haber pagado las cuotas que le corresponde a cada uno de ellos, 14 meses después no ha llegado ni una sola dosis. El fulano convenio solo sirvió para dar un poco de legitimidad internacional a Nicolás Maduro en ese momento y para que el tio de Juan Guaidó saliera en libertad. Y sobre la firma del convenio en México el resultado hasta los momentos es el reconocimiento de Maduro como presidente constitucional, la capitulación del interinato y la libertad de Freddy Guevara, ya que la próxima reunión es el 3 de septiembre, mientras niños y abuelos siguen muriendo por desnutrición y miles de compatriotas comiendo de la basura.  

Aunque algunas voces autorizadas dicen que legalmente no es posible, no hay dudas que Maduro con el dialogo en México busca lavarse la cara internacionalmente, especialmente con el juicio en curso en la CPI que lo tiene acorralado y corriendo palante, pero con la firma del documento en México el viernes 13 de agosto ya consiguió el reconocimiento de él como presidente de Venezuela y de la Asamblea Nacional presidida  por Jorge Rodríguez, mientras que el Gobierno Interino y la Asamblea Nacional electa en 2015, ambos organismos presididos por Juan Guaidó, no aparece por ninguna parte en ese documento, solo aparece una fulana Plataforma Unitaria que muy pocos venezolanos conocen o saben que existe.    

El memorándum firmado por la delegación enviada por el diputado Juan Guaidó a México, encabezada por Gerardo Blyde, e integrada por la Doctora Claudia Niken, Luis Aquiles Moreno, Roberto Henríquez, Mariela Magallanes, Tomás Guanipa, Stalin González, Luis Emilio Rondón padre y Carlos Vecchio, donde se presentan como la Plataforma Unitaria y no como representantes de la presidencia interina designada por la Asamblea Nacional en 2019 de acuerdo al estatuto de transición. En ese sentido para los entendidos y no entendidos en la materia, cuando la representación de Guaidó firmó este memorándum de negociación con el régimen madurista, automáticamente reconoció la capitulación del interinato y de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2015, y el reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela y a la fraudulenta Asamblea Nacional designada en 2020 como legitima.

En lo personal y por un país mejor para mis hijos y mis nietos, pido a Dios y a la Virgen Del Valle para que ilumine el camino de los negociadores encabezados por Geraldo Blyde para que en la reunión del 3 de septiembre se pongan las pilas y aplicando la cláusula del mismo memorándum que establece que “nada está firmado hasta que todo esté acordado”, corrijan y reviertan lo malo para que Maduro no se salga con la suya. Sin embargo, algunos amigos consultados por este humilde escribidor aseguran que la ayuda de Dios y de la Virgen Del Valle es buena pero no suficiente. Hace falta voluntad y coraje para asumir.

GERÓNIMO FIGUEROA FIGUERA

CNP: 569

@lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/39859-negociacion-o-capitulacion

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"