Comparte:

Un día, Marco Pérez o mejor conocido como “MarKo Música” vio cómo su mamá le donaba 100 bolívares de los antiguos a una señora que se encontraba pidiendo dinero en un centro comercial de Caracas-Venezuela, hace varias décadas atrás.

La abuelita argumentaba que recién había llegado a la capital venezolana para reencontrarse con sus hijos, pero éstos no responden a su incesante llamada, situación que se tornaba para ella preocupante.

Era el único efectivo con el que contaba la madre de “Marko Música” en el bolsillo en ese instante para disfrutar con él, pero ambos no dudaron en extenderle una mano amiga para ayudar a la vulnerable mujer que estaba atravesando por un episodio tormentoso.

El popular influencer venezolano, ahora radicado en los Estados Unidos desde hace unos tres años, siempre recuerda ese momento de su vida cuando le hablan sobre los principios de gratitud, generosidad y solidaridad.

Desde ese encuentro con la noble anciana bañada con lágrimas de miedo, “Marko Música” comenzaría a dar los primeros pasos en su sentir altruista, cuando sin ser famoso en las redes sociales todavía se encontraba en su país natal Venezuela.

Con el pasar de los años el talentoso caraqueño iba madurando sus potencialidades artísticas, le gustaba el canto y la actuación, en esta última área del conocimiento logró trabajar en varias producciones en la época de oro de la televisión venezolana como “La Calle de los Sueños” (1999-Venevisión), “Tukiti, crecí de una” (RCTV-2006) y “Nacer Contigo” (Televen-2006).

“Marko Música” no desaprovechó las oportunidades que se le cruzaban en el camino, pero el gran momento llegó cuando incursiona en la red social Instagram, en cuya aplicación colgaba videos cortos de sus obras de teatro y ya era conocido como comediante, según resaltan fuentes documentales.

La popularidad de Marco Pérez en Instagram entraría en erupción cuando su contenido digital alcanzó la viralidad total haciendo reír a los usuarios online y en su doble personificación “Tierruas vs, Sifrinas”, para luego lanzarse a las multitudes en los Stand up con la producción cómica “Y líbranos del grupito de Whatsapp” que fue todo un éxito en Chile, México, Colombia y los Estados Unidos.

Es allí, en el país norteamericano, donde “Marko Música” se aferró al ejemplo de humildad y fe que le inculcó su mamá para ayudar a sus paisanos enfermos en Venezuela que no podían cubrir un tratamiento médico, debido a la crisis económica y social por la cual atraviesa la nación llanera, usando como plataforma las redes sociales y el poderío de las palabras. 

«El mundo necesita mejores personas», es la frase que tiene como lema el generador de contenido digital cuando siente en los más profundo de su corazón el poder que puede generar un post para salvar vidas, sabía que iba por buen camino y no se equivocó.

En lo que fue la presentación de «El Poder de un Post», un documental que se estrenó en el 2018 en YouTube, Marco Pérez, deja a un lado la comedia y las risas, para explicar qué través del uso eficiente y responsable de las redes sociales se pueden abrazar grandes acciones positivas como la que ocurrió con la abuelita, pero esta vez arropado por las Tecnologías de Comunicación e Información (TCI).

Es propicio recordar estas palabras expresadas por Marco Pérez; «Desde el momento que tuve el poder de las redes sociales entendí que ya no son 100 bolívares, que no era sólo una persona ni un plato de comida, sino que podíamos salvar vidas».

Fue así como el influencer junto a su equipo de trabajo, emprendió campañas solidarias en sus redes sociales con el fin de interactuar con las masas online para que se unan a la noble causa.

Nunca pensó que sus 2.8 millones de seguidores en Instagram y casi 3 millones en Facebook serían testigos de su admirable labor desinteresada que empezó a ser reconocida en regiones de Latinoamérica.

“Marko”, ahora su nombre artístico, logró despertar en muchas personas con enfermedades crónicas las ansias de seguir luchando por sus vidas, por lo que le han concedido el título de «El Ángel Terrenal», una frase que cuando la escucha se baña de lágrimas, y su corazón se acrecienta de orgullo.

Esa misma emoción sigue latiendo con fuerza en “Marko” cuando ve a un Brayan, diagnosticado con parálisis cerebral, que ya puede respirar mejor luego de ser operado, y que sigue disfrutando de sus vídeos.

Lo mismo sucede con la niña Ashley Serrano a quien ayudó a recolectar seis mil dólares para iniciar un tratamiento contra la leucemia en España.

Por su parte, Carlos Naranjo estaba desanimado tras ser diagnosticado con cáncer, su comportamiento negativo se esfumó de su ser luego de ver un vídeo donde “Marko” lo animaba a enfrentar la enfermedad con optimismo.

A lista de beneficiados se suma Miguel Sosa, quien tras sufrir un accidente no podía caminar y después de dos años y medio fue intervenido, recuperando la movilidad en sus miembros inferiores, todo esto gracias a la ayuda de «El Ángel Terrenal», quien logró en dos horas recolectar cinco mil dólares que era el costo de la intervención.

Recuerda que la bandeja de mensajes de sus redes sociales a llegado a albergar más mil mensajes enviados por personas que piden ayuda, pero no tiene la capacidad para atender tantos casos.

Por devolverle la esperanza a estos guerreros y reafirmar la cara buena de las redes sociales, el Influencer del Año 2020 fue galardonado con los Emmy Awards por la producción “El Poder de un Post”.

Además, gracias a las campañas de recolección de dinero y de ánimo, el comediante se muestra al mundo con un don insuperable, capaz de cumplir sueños imposibles con fe convirtiéndolo en un venezolano fuera de serie en tierras hermanas sin olvidar sus raíces que emanan sangre tricolor.  

“Lo hacemos porque nuestro corazón está con los venezolanos”, había dicho “Marko” para sus seguidores.

La energía de “Marko” por arrimar el hombro al prójimo es inagotable, es por eso que muchos le dicen ¡Qué Dios te bendiga!

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"