Comparte:

Dicen que Dios siempre coloca en nuestro camino un ángel para que nos acompañe, y que en los momentos más turbios de nuestras vidas siempre aparece a darnos aliento y a llevarnos de la mano hacia la tranquilidad. De eso se trata esta historia.

Jackson Barreto Maramara, de once años de edad; el pequeño larense que se ha convertido en uno de los niños más queridos de Colombia y Venezuela, luego que llegara como migrante junto a su padre a las riberas del Arauca, para vivir en un refugio de cartón, de donde salía cada mañana a ganar dinero para sobrevivir, haciendo lo que hace desde los seis años: Cantar en las calles. Un día se encontró a ese ángel en el camino, su madrina Esther Molina, quien procurando su bienestar lo acogiera en su hogar y reconociendo su gran talento para la música, lo inscribió para participar en la Voz Kids Colombia, donde pasó su primera audición a ciegas deleitando al jurado y los televidentes del programa.

A pesar de haber sido eliminado, su historia, titulada el niño que cantaba en las calles, se viralizó en las redes sociales, hasta el punto de que Jackson es ahora toda una celebridad, fue nominado al Mara de Oro Internacional como la voz infantil del año, alcanza ya los más de 25 mil seguidores en sus redes sociales, y despertó un sentimiento colectivo tras su eliminación del programa, por considerar que era un virtual favorito para llegar a la final del reality.

La historia de Jackson, el niño que sin estudiarse una nota musical desarrolló un talento exquisito para cantar, no es tan color de rosa como pareciera, luego que apareciera en su vida Esther Molina, la comerciante araucana propietaria de una tienda de celulares, quien como se lee repetidas veces a través de diferentes plataformas digitales, le conmovió el niño que cantaba frente a su local, y le atrapó el corazón con su voz.

Tras el éxito y la reacción del público cuando el niño apareció en la pantalla chica del canal Caracol colombiano cantando Mi Salón está de Fiesta, tema popularizado por el mexicano Pedrito Fernández cuando tenía casi la misma edad de Jackson; centenares de seguidores de su cuenta Instagram y página de Facebook/ Jackson el Pequeño Gigante, pidieron al reconocido jurado del programa que rescate a Jackson, pues lo quieren ver de nuevo en la competencia. Esto no sucedió y la ganadora fue la niña de 12 años María Liz Patiño representante del municipio colombiano de Soledad. El elocuente y talentoso muchachito no lo intimidó la derrota, por lo que sigue encantando a todos en los vídeos que cuelga en sus redes bajo la supervisión de su madrina.

A Esther le ha tocado recibir una ola de críticas debido a los reclamos de la madre del pequeño, Reina Isabel Maramara, que se encuentra en Venezuela lidiando con una de sus hijas que sufre una enfermedad renal que la ha mantenido delicada de salud debido a que también presenta síntomas de desnutrición. La madre tras el éxito de su hijo quiso regresarlo al país, sin embargo, el niño se negó y por ahora Esther tiene la custodia provisional del menor otorgado por el departamento de Bienestar Familiar de Colombia.

Molina ha dicho en varias entrevistas digitales y en su cuenta Instagram @estherbrizeidamolina, ante la polémica de haber inscrito al niño en el programa sin permiso de la madre biológica, que esto es totalmente falso, asegura que les ofrece ayuda monetaria a la familia de Jackson para la atención de la niña que se encuentra en condiciones delicadas. Por su parte Reina Maramara advierte que no está vendiendo a su hijo, pero permite que el siga tras su sueño de ser un gran cantante.

Se dijo, que esta situación o su condición de migrante, pudo haber perjudicada a Jackson para avanzar hasta la final del programa, pero, aunque se diga todo esto, el niño es ahora uno de los más populares en Colombia, se ve muy bien cuidado y siempre se le ve sonriente al lado de la exuberante madre sustituta, que se muestra en sus redes como toda una diva al lado de sus tres hijos, su esposo, y por supuesto siempre a su lado el gran cantante infantil Jackson Barreto Maramara.

De calle en calle

Jackson en Venezuela cantaba en el mercado de Mayoristas de Barquisimeto, Mercabar, al lado de su padrastro, José Gregorio Carrasco, quien lo crio desde los siete meses de nacido, posteriormente su padre biológico según contó en una entrevista Carrasco, supuestamente con engaños obtuvo el permiso de la madre para traerlo a Colombia en diciembre de 2019, donde el niño seguía haciendo lo mismo, cantar en las calles, semi desnudo a veces, y otras ya mejorando su aspecto con ayuda de la comerciante colombiana Esther Molina . Los que lo escuchaban no escatimaban en colaborar con el pequeño atrapados por su carisma y talento vocal. Le han realizado varias entrevistas televisivas y digitales donde habla sin olvidar nunca a Dios de su andar por las calles cantando y ganando dinero para ayudar a su familia. Tras resaltar en el programa de concurso la Voz Kids Colombia, varios videos de cuando cantaba en las calles de Venezuela y Arauca se pueden encontrar frecuentemente en las redes sociales. También hay declaraciones a los medios venezolanos sobre lo que realmente sucedió con el pequeño, donde hablan la madre y el padrastro para explicar que ellos sí firmaron la autorización para que Jackson participara en el concurso, pero no para entregar su custodia. Ellos han viajado en dos oportunidades a Colombia a intentar traer el niño a casa, pero los esfuerzos han sido infructuosos, porque el mismo niño quiere seguir al lado de su madrina. Jackson no se ve afectado por esta situación por el contrario se siente muy orgulloso de ser un artista reconocido, sin olvidar sus momentos de cantada en las calles.

Esta historia promete mucho más, y esta parte de la vida de Jackson Barreto Maramara es solo el comienzo. Asegura que su sueño se cumplió, aunque falta aún más. Se habla que ya está próximo a grabar una canción, aunque no está muy claro quién es el artista que patrocinaría la posible grabación del niño. Según su madrina, Esther Molina, será una sorpresa.

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"