Comparte:

Pasión por el fútbol, arte y ganas de abrirse paso en tierras lejanas, se juntaron en la mente del venezolano Antonio Ahumada, para emigrar buscando ser arropado por la fama de la mano de su excepcional destreza en el área de la barbería.

Tras su llegada cargada de ilusiones y constancia a Santo Domingo, capital de la isla caribeña República Dominicana, procedente de Maracaibo, capital del Zulia, estado petrolero de Venezuela; Ahumada ha tenido un crecimiento vertiginoso ejerciendo su oficio de barbero profesional.

A pesar de que Venezuela es un país donde la diáspora nacional se está convirtiendo en la más numerosa de la historia mundial, solo comparada con el éxodo sirio, que se dio inicio en 2011, y que en la actualidad es considerado, como “la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial” o “La catástrofe más terrible del siglo XXI”, ya que es la mayor comunidad de refugiados que existe desde que hay registro de ello; es una fuente de constante de talento que se encuentra dándose a conocer en los cinco continentes del planeta.


Antonio de 30 años de edad, junto a su hijo Thiago de cinco años y su esposa Saby, también estilista, llegaron a la isla respondiendo a una propuesta laboral, sin embargo, luego de muchos contras lograron instalar la barbería Anton Barber, en pleno centro de la ciudad, donde hoy es conocida por el trabajo artístico realizado por Antonio a través de sus creativos cortes de pelo con rostros de populares artistas y deportistas.

Destreza viralizada


La fama llegó recientemente a la vida de Antonio. Todo empezó cuando elaboró a la perfección en un corte de pelo el rostro de Lio Messi en la cabeza de uno de sus clientes, ahora es un boom en las redes sociales. Todos elogiando su trabajo, y los clientes orgullosos de su barbero favorito.

Al ser fanático del astro argentino se le hizo fácil unir su pasión por el fútbol con el talento de dibujante que lleva impregnado en sus venas desde muy chico, para crear el rostro del gran Messi, que circula indeteniblemente en las plataformas digitales más populares.

Este Fígaro venezolano nada tiene que envidiar al popular barbero de Sevilla de la antigua ópera bufa de Gioachino Rossini y Cesare Sterbini; pues emulando las tretas del astuto “tijerero” de la Roma de 1883, tratando de servir al gran conde Almaviva para que conquistara a la hermosa Rosina; Antonio puso en marcha el arte del dibujo al diseñar en el cabello de sus clientes verdaderas joyas del estilismo, silueteando espectaculares rostros que hoy recorren el mundo. 

El trabajo de Ahumada se viralizó en las redes sociales, que no paran de elogiar sus obras de arte, y esto ha permitido que hoy sea una historia de vida digna de contar.

En la entrada de su barbería se puede leer “Con Dios todo sin Dios Nada”, por ello ahora Antonio no le paran de llegar oportunidades, y hasta propuesta de trabajar fuera de la isla le han llegado. Su fe ha sido su aliada siempre.

La clientela de Anton Barbe lo califica de un Barbero Fuera de Serie.

Llego a Santo Domingo en octubre de 2015 y desde que pisó tierra quisqueyana no ha cesado de trabajar para lograr el éxito aplicando su fórmula mágica: la constancia y la pasión.

Antonio y su familia esperan por una respuesta del plan de regulación de venezolanos puesto en marcha en este país, de manera que le seas entregado un visado para poder establecer su emprendimiento. Contó Antonio que quisiera ir a los Estados Unidos para aceptar algunas de las propuestas que ha recibido, pero en Dominicana sólo le pueden tramitar visas laborales, sin embargo no desfallece en su sueño de seguir creciendo, y por ello sigue preparándose y perfeccionando su técnica a través de cursos y seminarios dictados por estilistas internacionales que llegan a Santo Domingo, además de utilizar las plataformas digitales para dar a conocer su creativo y bien elaborado trabajo de barbería.

Mensaje: Es difícil salir de tu país dejando a tu familia, pero al mismo tiempo eso te da la fuerza para luchar y seguir adelante para tener un mejor futuro y brindarle lo mejor a ellos. Aunque tengamos muchos obstáculos por ser inmigrantes es posible lograr cumplir nuestras metas. La única diferencia entre el éxito y el fracaso es la perseverancia. Después de todo, el éxito es el resultado de una serie de contratiempos que se superan. Y créanme, conozco muy bien de contratiempos, pero si tienen un sueño que quieran lograr nunca se den por vencidos, confiando siempre en ¡Dios!

 

elregional

Diario de contenido informativo, noticias del acontecer local, regional, nacional e internacional “El Regional del Zulia"