Irán vence 2-0 a Gales y la deja con un pie fuera del Mundial

DEPORTES.- Con agónicos dos goles en el tiempo de descuento, Irán derrotó este viernes 2-0 a Gales y la obligó a buscar una complicada clasificación a octavos de Catar-2022 en un último duelo con la vecina Inglaterra.

Gales, que había sufrido la expulsión del arquero Wayne Hennessey en el minuto 87, se salvó primero en dos tiros a los palos pero acabó sucumbiendo con goles de Roozbeh Cheshmi en el minuto 90+8 y de Ramin Rezaeian en el 90+11, que desataron la euforia de la abundante afición iraní en el estadio Ahmad Bin Ali de Doha (45,000 espectadores).

Irán suma ahora tres puntos en el Grupo D, los mismos que la líder Inglaterra, que cerrará la segunda jornada ante Estados Unidos, que cuenta con una unidad al igual que Gales.

Los iraníes salieron a morder a un rival con muchos menos argumentos futbolísticos que la escuadra de Gareth Southgate, al que no dudó en frenar con duras entradas cuando lo consideró necesario.

En ataque, el equipo de Carlos Queiroz estuvo más afilado con destellos de un fútbol asociativo que, llevado al extremo, les costó la anulación de un temprano gol.

 

 

 

En el minuto 16, el carrilero galés Connor Roberts rifó una pelota al centro de su campo facilitando que Sardar Azmoun y Ali Gholizadeh se combinaran en una doble pared.

Azmoun se encontró en posición franca para disparar pero renunció a su cita con el gol y dio un pase extra a Gholizadeh, que marcó en fuera de juego.
En el inicio de la segunda mitad, Irán siguió apretando y los postes salvaron a Gales en dos acciones consecutivas dirigidas por Gholizadeh.

Hennessey fue expulsado en el minuto 87 por una violenta entrada cuando salió fuera de su cabaña a buscar un balón largo al que llegó primero el delantero Mehdi Taremi.

El ex jugador del Real Madrid, autor del empate ante Estados Unidos, no tuvo ninguna opción de marcar y fue Irán el que derribó el muro galés en el minuto 90+8 con un potente disparo de fuera del área de Rouzbeh Cheshmi que el arquero Danny Ward solo alcanzó a tocar con los dedos.

 

 

Con la fiesta instalada en las gradas la defensa galesa permitió que Ramin Rezaeian se plantara frente Danny Ward y anotara el 2-0 definitivo, en la primera victoria iraní frente a una selección europea en un Mundial.

 

 

Con información de AFP

Foto Cortesía / Reuters